domingo, 30 de noviembre de 2014

METAL 3: TRASTORNOS ASOCIADOS AL MOVIMIENTO METAL

En el primer y segundo post nos hemos situado en el movimiento y las características
personales. En éste último, os dejo los trastornos asociados al movimiento metal.
Como el metal sustancia, que en caliente puede ser enormemente maleable y cuando se enfría es uno de los materiales más duros y cortantes de la naturaleza, el paciente bloqueado en su dinámica Metal puede presentarse también con esta dicotomía.
Se puede presentar como:

  • YIN de Metal dominante 
El sujeto es incapaz de dirigirse hacia su “fuero interno”. Esto significa que no puede desprenderse de lo ajeno u obsoleto, y tiende a aferrarse a lo conocido. También tiene como consecuencia que no reconozca su propia autoridad. Ello provoca que quede “atado” a sus vínculos y permanezca sometido a la autoridad externa. En este caso el individuo se mostrará resignado, falto de convicción e incluso sumiso. En suma: es demasiado “maleable”
Esta incapacidad para eliminar o liberarse puede provocar un estado de “toxicidad” en el individuo, que lo bloqueará para avanzar en las sucesivas etapas de maduración.
  • YANG de Metal dominante 
Si se hipertrofia la propia autoridad y la separación con lo externo se exagera, el sujeto será un Metal “duro y cortante”. 
No podrá vincularse correctamente con los demás, y resultará exigente, estricto, insensible y frío, pero también puede suceder que se pueda unirse sin ninguna dificultad a personas e ideas (y son sinceros en sus vinculaciones), pero tenderá a separarse de los demás con rapidez, ante la mínima dificultad en la relación. En este caso, el comportamiento del individuo será inestable, y ello les hace parecer insensibles, descuidados o incluso hipócritas.
La separación entre la persona y su entorno puede llegar a ser tan grande como para imposibilitar intercambios creativos. La imposibilidad de cuestionar o renovar sus ideas por falta de relación con el exterior puede llevarle a la rigidez y dogmatismo en sus ideas o creencias.

CONCLUSIÓN
Como podemos observar, ambos desequilibrios del movimiento Metal imposibilitan la evolución del individuo, por mecanismos diferentes. Cuando el Metal es demasiado “maleable”, no tiene firmeza suficiente para ser “alguien”, y queda atrapado en la red de vínculos, sin poder reorganizarla ni renovarla. Cuando es demasiado “duro”, es extremadamente cortante, no puede ser permeable con su entorno y no puede cuestionarse sus opiniones ni creencias.
Nos vemos pronto para adentrarnos en el resto de movimientos ;-)

FUENTES:
Información del trabajo de fin de màster de la Dra. Anna Juan Andrés.

4 comentarios:

  1. me encanta como lo explicas! me quedo esperando los demás elementos! gracias!
    Fd: una estudiante de MTC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aixxxx muchas grácias Malaika, tus comentarios me animan a continuar escribiendo.
      un abrazo fuerte y ánimo con el estudio, vale la pena !

      Eliminar
  2. Espero el tema Madera, muy cierto, muy buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia, poco a poco iré trabajando cada elemento. Hasta pronto entonces ;-)

      Eliminar

Gracias por tu comentario.